Carolinas HealthCare System

Enciclopedia Multimedia (En Espanol) - Self-Care Instructions

Información de la salud de búsqueda   

Causas y riesgos de la obesidad en niños

Introducción

Cuando los niños comen más de lo que necesitan, sus cuerpos almacenan las calorías extras en adipocitos para usarlas como energía más tarde. Si este patrón continúa con el tiempo, y sus cuerpos no necesitan esta energía almacenada, desarrollan más adipocitos y pueden presentar obesidad.

No es un factor o comportamiento único lo que causa la obesidad, sino muchos, como los hábitos de una persona, el estilo de vida y el ambiente. La genética y algunas afecciones también aumentan las probabilidades de una persona de resultar obesa.

Hábitos y comportamientos aprendidos

Los bebés y los niños pequeños son muy buenos para escuchar las señales de hambre y llenura de sus cuerpos. Ellos dejarán de comer tan pronto como sus cuerpos les indiquen que han consumido lo suficiente. Pero, algunas veces, un padre bien intencionado les dice que tienen que terminar con todo lo que hay en su plato. Esto los fuerza a ignorar su llenura y a comer todo lo que les sirven.

La manera como comemos cuando somos niños puede afectar tremendamente nuestros comportamientos alimentarios como adultos. Cuando repetimos estos comportamientos durante muchos años, se vuelven hábitos. Ellos afectan lo que comemos y cuándo y cuánto comemos.

Otros comportamientos aprendidos abarcan el uso del alimento para:

  • Premiar buenos comportamientos
  • Buscar bienestar cuando nos sentimos tristes
  • Expresar amor

Estos hábitos aprendidos llevan a comer sin importar si tenemos hambre o estamos llenos. Muchas personas tienen gran dificultad para romper con estos hábitos.

Estilo de vida y ambiente

La familia, los amigos, las escuelas y los recursos de la comunidad en el ambiente de un niño refuerzan los hábitos de estilo de vida con respecto a la alimentación y la actividad.

Los niños están rodeados por muchas cosas que los pueden llevar fácilmente a comer en exceso y difícilmente a estar activos:

  • Los padres tienen menos tiempo para planear y preparar comidas saludables. Como resultado, los niños están comiendo más alimentos procesados y comidas rápidas que por lo regular son menos saludables que las comidas preparadas en casa.
  • Los niños ven hasta 10,000 anuncios de alimentos cada año. La mayoría de éstos son para dulces, comida rápida, gaseosas y cereales azucarados. Ver también: refrigerios y bebidas endulzadas para niños.
  • Actualmente, se procesan más alimentos ricos en grasa y que contienen demasiado azúcar.
  • Las máquinas dispensadoras y las rapitiendas (minimercados) facilitan el hecho de tener un refrigerio rápido, pero rara vez venden alimentos saludables.
  • Comer en exceso es un hábito reforzado por restaurantes que anuncian alimentos ricos en calorías y tamaños de porciones grandes.

En el hogar

Si uno de los padres tiene sobrepeso al igual que una alimentación y hábitos de ejercicio deficientes, es probable que el niño adopte los mismos hábitos.

Ver televisión, practicar juegos, enviar mensajes de texto y jugar en la computadora son actividades que requieren muy poca energía. Ellas pueden ocupar mucho tiempo y reemplazar la actividad física. Además, cuando los niños ven televisión, anhelan con frecuencia los refrigerios malsanos ricos en calorías que ven en los anuncios comerciales.

Ver también: tiempo de pantalla.

En la escuela

Las escuelas tienen un papel importante de enseñarle a los estudiantes acerca de las opciones de alimentos saludables y el ejercicio. Pero no todas las escuelas ofrecen opciones de alimento saludables o tiempo para la actividad física. Los dispensadores automáticos en las escuelas que venden refrescos y otras bebidas dulces le facilitan a los niños la selección de opciones malsanas.

En la comunidad

Tener una comunidad segura que apoye las actividades al aire libre en los parques o las actividades bajo techo en los centros comunitarios es importante para estimular la actividad física. Si uno de los padres siente que no es seguro permitirle a su hijo jugar afuera, es más probable que el niño realice actividades sedentarias en espacios interiores.

Trastornos alimentarios y obesidad en niños

El término "trastornos alimentarios" se refiere a un grupo de problemas médicos que tienen un enfoque malsano en comer, hacer dietas, bajar o subir de peso e imagen corporal.

La obesidad y los trastornos alimentarios con frecuencia ocurren al mismo tiempo en las niñas adolescentes y en las mujeres adultas jóvenes que pueden estar infelices con su imagen corporal.

Factores genéticos

Algunos niños están en mayor riesgo de obesidad debido a factores genéticos (ellos han heredado genes de sus padres que los llevan a que sus cuerpos suban de peso fácilmente). Éste habría sido un muy buen rasgo hace cientos de años, cuando el alimento era difícil de encontrar y las personas eran muy activas. Hoy, sin embargo, esto puede funcionar en contra de las personas que tienen estos genes.

La genética no es la única causa de obesidad. Para volverse obeso, los niños también deben comer más calorías de las que necesitan para crecer y obtener energía.

La obesidad puede estar relacionada con trastornos genéticos raros, como el síndrome de Prader Willi.

Factores médicos

Ciertas afecciones médicas, como trastornos hormonales o el hipotiroidismo, y ciertos medicamentos, como los esteroides o los anticonvulsivos, pueden aumentar el apetito de un niño, lo cual con el tiempo aumenta su riesgo de obesidad.


Actualizado: 10/1/2010
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity and Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy Policy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.