Carolinas HealthCare System
Search Health Information   

Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

Definición

Es un término general para la infección del revestimiento del útero, las trompas de Falopio o los ovarios.

Ver también: endometritis

Nombres alternativos

EIP (infección genital femenina); Ooforitis; Salpingitis; Salpingo ooforitis; Salpingo peritonitis

Causas

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) ocurre cuando las bacterias se movilizan desde la vagina o el cuello uterino hasta el útero, las trompas de Falopio, los ovarios o la pelvis.

La mayoría de los casos de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) se deben a las bacterias que causan clamidia y gonorrea, ambas infecciones de transmisión sexual (ITS). La forma más común para que una mujer desarrolle EIP es teniendo relaciones sexuales sin protección con alguien que tenga una infección de transmisión sexual.

Sin embargo, las bacterias también pueden penetrar en el organismo durante algunos procedimientos quirúrgicos o realizados en el consultorio médico, como:

En los Estados Unidos, cerca de 1 millón de mujeres presenta enfermedad inflamatoria pélvica anualmente y alrededor de 1 de cada 8 adolescentes sexualmente activas presentará esta enfermedad antes de los 20 años.

Usted es más propensa a desarrollar EIP:

  • Un compañero sexual masculino con gonorrea o clamidia
  • Compañeros sexuales múltiples
  • Antecedentes de cualquier infección de transmisión sexual (ITS)
  • Antecedentes de EIP
  • Inserción reciente de un DIU
  • Actividad sexual durante la adolescencia

Síntomas

Entre los síntomas más comunes de la EIP se pueden mencionar:

  • Fiebre (no siempre se presenta y puede aparecer y desaparecer)
  • Dolor o sensibilidad en la pelvis, la parte baja del abdomen o algunas veces la región lumbar
  • Secreción vaginal con color, consistencia u olor anormal

Otros síntomas que pueden ocurrir con la EIP:

Nota: es posible que no se presenten síntomas. Las personas que experimentan un embarazo ectópico o infertilidad a menudo padecen la llamada EIP silenciosa que usualmente es causada por una infección por clamidia.

Pruebas y exámenes

Se puede presentar fiebre y sensibilidad abdominal. Una exploración de la pelvis puede mostrar:

  • Un cuello uterino que sangra fácilmente
  • Secreción cervical
  • Dolor con el movimiento del cuello uterino
  • Sensibilidad uterina y ovárica

Los exámenes de laboratorio para buscar signos de infección son:

Otros exámenes comprenden:

Tratamiento

Con frecuencia, el médico le empezará a dar antibióticos mientras espera los resultados del examen.

Si a usted le diagnostican EIP más leve, por lo regular le aplicarán una inyección de antibiótico y luego lo mandarán para la casa con pastillas de antibióticos para tomarlas hasta por dos semanas. Usted necesitará asistir a un control cuidadoso con el médico.

Los casos más severos de EIP pueden requerir hospitalización. Los antibióticos se administran primero por vía intravenosa y luego posteriormente por vía oral. El antibiótico a utilizar depende del tipo de infección.

Se pueden emplear muchos antibióticos diferentes para tratar este tipo de infección. Algunos son seguros en mujeres embarazadas. Ver los artículos de gonorrea o clamidia para conocer recomendaciones de tratamiento específicas.

Se deben tratar los compañeros sexuales para evitar la transmisión recíproca de la infección. Usted y su(s) compañero(s) tienen que terminar todos los antibióticos y usar condones hasta que ambos hayan terminado el tratamiento.

Los casos complicados que no mejoran con antibióticos pueden necesitar cirugía.

Posibles complicaciones

Las infecciones por enfermedad inflamatoria pélvica pueden causar cicatrización de los órganos pélvicos, llevando posiblemente a:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

  • Tiene síntomas de EIP.
  • Piensa que ha estado expuesto a una infección de transmisión sexual.
  • El tratamiento para una infección de transmisión sexual actual no parece estar funcionando.

Prevención

Entre las medidas preventivas se pueden mencionar:

  • Conseguir tratamiento oportuno para infecciones de transmisión sexual.
  • Practicar relaciones sexuales con precaución. La única manera absoluta de prevenir una infección de transmisión sexual es no tener relaciones sexuales (abstinencia). El hecho de tener una relación sexual sólo con una persona (monógama) puede reducir el riesgo. Use un condón cada vez que tenga relaciones sexuales. (Ver: relaciones sexuales seguras.)

El riesgo de una enfermedad inflamatoria pélvica se puede reducir haciéndose exámenes regulares de detección para infecciones de transmisión sexual. A las parejas se les pueden hacer exámenes antes de comenzar a tener relaciones sexuales, ya que con esto se pueden detectar infecciones que aún no están causando síntomas.

Todas las mujeres sexualmente activas de edades comprendidas entre los 20 y 25 años y más jóvenes deben hacerse exámenes cada año para clamidia y gonorrea. Asimismo, estas pruebas deben practicárseles a todas las mujeres con nuevos compañeros sexuales o compañeros sexuales múltiples.

Referencias

Birnbaumer DM, Anderegg C. Sexually transmitted diseases. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 96.

Workowski KA, Berman S; Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR Recomm Rep. 2010;59(RR-12):1-110.

Meyers D, Wolff T, Gregory K, et al. USPSTF recommendations for STI screening. Am Fam Physician. 2008;77:819-824.


Actualizado: 9/12/2011
Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington, School of Medicine; Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity & Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy Policy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.