Carolinas HealthCare System
Search Health Information   

Dieta con bajo contenido de sal

Nombres Alternativos

Dieta hiposódica; Restricción de la sal

La sal y la alimentación

Su cuerpo necesita sal, la cual contiene sodio, para trabajar apropiadamente. El sodio ayuda a que su cuerpo controle muchas funciones. Demasiado sodio en la alimentación puede ser malo para usted. Para la mayoría de las personas, el sodio en la dieta proviene de la sal que está en los alimentos o que se les ha agregado.

Si usted tiene hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca, es posible que deba reducir la cantidad de sal que consume todos los días. Incluso personas con presión arterial normal tendrán presión arterial más baja (y más saludable) si reducen la cantidad de sal que consumen.

El sodio en la dieta se mide en miligramos (mg) y su médico puede solicitarle que no coma más de 2,300 mg por día cuando padezca estas afecciones. Para algunas personas, 1,500 mg al día es una meta incluso mejor.

Reducir la sal en la alimentación

Comer una variedad de alimentos todos los días puede ayudarle a reducir la sal. Trate de consumir una dieta balanceada.

Compre verduras y frutas frescas cuando sea posible, ya que son naturalmente bajas en sal. Los alimentos enlatados contienen a menudo sal para conservar el color del alimento y mantenerlo luciendo fresco. Por esta razón, es mejor comprar alimentos frescos cuando pueda. Compre también:

  • Carne de res, pollo o pavo y pescados frescos
  • Verduras y frutas frescas o congeladas

Busque estas palabras en las etiquetas: baja en sodio, libre de sodio, sin sal agregada, con poco sodio o sin sal. Verifique todas las etiquetas para ver cuánta sal o sodio contienen los alimentos por porción.

Los ingredientes aparecen en lista en el orden de cantidad que el alimento contiene. Evite alimentos que pongan en lista la sal encabezando la lista de ingredientes. Un producto con menos de 100 mg de sal por porción es bueno.

Ver también: Cómo leer las etiquetas de los alimentos.

Aléjese de alimentos que siempre tengan alto contenido de sal. Algunos de estos alimentos comunes son:

  • Alimentos procesados, tales como carnes curadas o ahumadas, tocino, perros calientes, salchicha, mortadela, jamón y salami.
  • Anchoas, aceitunas, encurtidos y chucrut.
  • Salsa de soja (soya) y de Worcestershire, jugos de tomate y otras verduras, y la mayoría de los quesos.
  • Muchos aderezos y mezclas de aderezos para ensaladas embotellados.
  • La mayoría de los refrigerios, tales como papitas fritas, galletas y otros.

Al cocinar, reemplace la sal por otros aliños. La pimienta, el ajo, las hierbas y el limón son buenas opciones. Evite las mezclas de especias empacadas, ya que a menudo contienen sal.

Use ajo y cebolla en polvo, no sal de ajo y cebolla. No coma alimentos con glutamato monosódico (GMS).

Cuando salga a comer, persista con alimentos al vapor, asados a la parrilla, cocidos, hervidos y dorados sin nada de sal, salsa o queso adicionales. Si piensa que el restaurante podría utilizar glutamato monosódico, solicite que no se lo agreguen a su pedido.

Use aceite y vinagre en las ensaladas y agregue hierbas frescas o secas. Coma fruta fresca o sorbete como postre. Retire el salero de la mesa y reemplácelo por una mezcla de aliños libre de sal.

Pregúntele al médico o al farmaceuta qué antiácidos y laxantes contienen poca o ninguna sal, si necesita estos medicamentos. Algunos contienen mucha sal.

Los descalcificadores o suavizadores de agua en casa le agregan sal a ésta, de manera que si tiene uno reduzca la cantidad de agua de grifo que consume y tome más bien agua embotellada.

Pregúntele al médico si un sustituto de la sal es seguro para usted, dado que muchos de ellos contienen mucho potasio. Esto puede ser dañino si usted tiene ciertos problemas de salud o si está tomando ciertos medicamentos. Sin embargo, si el potasio extra en la dieta no fuera dañino en su caso, un sustituto de la sal es una buena forma de reducir la cantidad de sodio en la alimentación.

Referencias

American Heart Association Nutrition Committee; Lichtenstein AH, Appel LJ, Brands M, Carnethon M, Daniels S, et al. Diet and lifestyle recommendations revision 2006: a scientific statement from the American Heart Association Nutrition Committee. Circulation. 2006 Jul 4;114(1):82-96.


Actualizado: 6/16/2011
Versión en inglés revisada por: A.D.A.M. Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, and David R. Eltz. Previously reviewed by David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine (10/6/2010).
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity and Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy Policy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.