Carolinas HealthCare System

Enciclopedia Multimedia (En Espanol) - Enfermedad

Información de la salud de búsqueda   

Difteria

Definición

Es una enfermedad infecciosa aguda causada por la bacteria denominada Corynebacterium diphtheriae.

Causas

La difteria se propaga a través de las gotitas respiratorias, como las que se producen con la tos o los estornudos, de una persona infectada o de alguien que porte la bacteria pero que no tenga ningún síntoma. También se puede diseminar por objetos o alimentos contaminados (como la leche contaminada).

La bacteria infecta más comúnmente la nariz y la garganta. La infección de garganta produce una seudomembrana o cubierta de color gris a negro, dura y fibrosa que puede obstruir las vías respiratorias. En algunos casos, la difteria puede inicialmente infectar la piel y producir lesiones cutáneas.

Una vez que ocurre la infección, sustancias peligrosas llamadas toxinas, producidas por las bacterias, se pueden diseminar a través del torrente sanguíneo a otros órganos, como el corazón, y causar daño significativo.

Debido al uso generalizado y rutinario de las vacunas DTP en la infancia, la difteria ahora es poco común en muchas partes del mundo. En los Estados Unidos, se presentan menos de 5 casos al año.

Los factores de riesgo son, entre otros: el hacinamiento, la higiene deficiente y falta de vacunación.

Síntomas

Los síntomas generalmente se presentan de 2 a 5 días después de que uno ha estado en contacto con la bacteria.

Nota: es posible que no haya síntomas.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y observará el interior de la boca. Esto puede revelar una cubierta de color gris a negro (seudomembrana) en la garganta, inflamación de los ganglios linfáticos e hinchazón del cuello o la laringe.

Los exámenes pueden incluir:

Tratamiento

Si el médico cree que usted tiene difteria, debe iniciar el tratamiento inmediatamente, incluso antes de que los resultados del examen estén disponibles.

La antitoxina diftérica se administra como inyección intramuscular o a través de una vía intravenosa y luego se trata la infección con antibióticos, como penicilina o eritromicina.

Las personas con difteria pueden requerir hospitalización mientras reciben la antitoxina. Otros tratamientos pueden abarcar:

  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Oxígeno
  • Reposo en cama
  • Monitoreo cardíaco
  • Inserción de un tubo de respiración
  • Corrección de las obstrucciones de las vías respiratorias

Cualquier persona que haya estado en contacto con la persona infectada debe ser vacunada o recibir dosis de refuerzo contra la difteria. La inmunidad protectora dura sólo 10 años después de vacunación, por esta razón es importante que los adultos se apliquen una vacuna de refuerzo para tétanos y difteria (Td) cada 10 años.

Las personas asintomáticas que portan la difteria deben recibir tratamiento con antibióticos.

Pronóstico

La difteria puede ser leve o severa. Algunas personas pueden no tener síntomas, mientras que en otros, la enfermedad puede empeorar lentamente.

La tasa de mortalidad es del 10% y la recuperación de la enfermedad es lenta.

Posibles complicaciones

La complicación más común es la inflamación del músculo cardíaco (miocarditis). El sistema nervioso también puede verse afectado en forma severa y frecuente, lo cual puede ocasionar parálisis temporal.

La toxina diftérica también puede causar daño a los riñones.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si usted ha tenido contacto con una persona que tenga difteria.

Recuerde que la difteria es una enfermedad poco común. Igualmente, es una enfermedad de notificación obligatoria y cualquier caso a menudo se anuncia en el periódico o en la televisión. Esta información le ayuda a uno a saber si la difteria está presente en su área.

Prevención

Las vacunas infantiles de rutina y las vacunas de refuerzo en los adultos previenen la enfermedad. Ver: vacuna contra la difteria.

Referencias

MacGregor RR. Corynebacterium diphtheriae. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolan R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Orlando, FL: Saunders Elsevier; 2009:chap 205.


Actualizado: 12/15/2010
Versión en inglés revisada por: David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc., and Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity & Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.