Carolinas HealthCare System
Search Health Information   

Reparación de ano imperforado

Definición

Es una cirugía para corregir un defecto congénito que involucra el recto y el ano.

Un ano imperforado impide que salga la mayor parte o todas las heces fuera del recto.

Nombres alternativos

Reparación de malformación anorrectal; Anoplastia perineal; Anomalía anorrectal; Plastia anorrectal

Descripción

La forma de realizar la cirugía depende del tipo de ano imperforado. Los procedimientos se hacen bajo anestesia general, lo cual significa que el bebé está dormido y no siente dolor durante la intervención.

Para los casos de defectos de ano imperforado leve:

  • El primer paso consiste en agrandar la abertura por donde salen las heces para que éstas puedan pasar más fácilmente.
  • La cirugía implica cerrar cualquier abertura pequeña similar a un tubo (fístulas), creando un orificio anal y colocando el saco rectal dentro de éste. Esto se denomina anoplastia.
  • Con frecuencia, el niño tiene que tomar ablandadores de heces durante semanas o meses.

A menudo, se necesitan dos cirugías para defectos de ano imperforado más graves:

  • El cirujano creará una abertura en la piel y el músculo de la pared abdominal y fijará el extremo del intestino grueso a dicha abertura. Las heces drenarán dentro de una bolsa adherida al abdomen. Esto se denomina colostomía.
  • A menudo se deja que el bebé crezca durante 3 a 6 meses.
  • Para el segundo procedimiento, el cirujano hace una incisión en el abdomen para separar y mover el colon a una nueva posición. Se hace una incisión en el área anal para empujar el saco rectal hacia abajo hasta su lugar y crear un orificio anal.
  • La colostomía probablemente se dejará en su lugar por 2 o 3 meses más.

Un desafío mayor para estas reparaciones es encontrar, utilizar o crear músculos y nervios cercanos para que el niño pueda defecar normalmente.

Por qué se realiza el procedimiento

La cirugía repara el defecto, de manera que las heces pueden pasar a través del recto.

Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia son:

  • Reacciones a los medicamentos
  • Problemas para respirar
Los riesgos de cualquier cirugía son:
  • Sangrado
  • Infección
Los riesgos de este procedimiento abarcan:
  • Daño a la uretra (el conducto que saca la orina de la vejiga)
  • Daño al uréter (el conducto que lleva la orina de los riñones a la vejiga)
  • Orificio que se desarrolla a través de la pared del intestino
  • Conexión anormal (fístula) entre el ano y la vagina o la piel
  • Abertura estrecha del ano
  • Problemas prolongados con las deposiciones debido al daño a nervios y músculos que abastecen el colon y el recto (puede ser estreñimiento o incontinencia)
  • Parálisis temporal del intestino (íleo paralítico)

Después del procedimiento

Al bebé se lo pueden llevar para la casa más tarde el mismo día cuando se hace la reparación de un defecto leve o puede pasar varios días en el hospital.

El médico usará un instrumento para dilatar (estirar) el nuevo ano con el fin de mejorar el tono muscular y prevenir el estrechamiento. Este estiramiento se debe hacer durante varios meses. Se recomienda el uso de ablandadores de heces y una dieta rica en fibra durante toda la niñez.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los defectos se puede corregir eficazmente con cirugía. A la mayoría de los niños con defectos más leves les va muy bien; sin embargo, el estreñimiento puede ser un problema.

Los niños que tuvieron cirugías más complejas por lo regular igualmente tienen control de sus deposiciones. Sin embargo, con frecuencia necesitan seguir un programa de control intestinal, incluyendo el hecho de consumir alimentos ricos en fibra, tomar ablandadores de heces y algunas veces usar enemas.

Algunos niños pueden necesitar más cirugía. La mayoría de estos niños necesitará un control cuidadoso de por vida.

Los niños con ano imperforado también pueden tener otras anomalías congénitas, entre ellas: problemas con el corazón, los riñones, los brazos, las piernas o la columna.

Referencias

Warner BW. Pediatric surgery. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Eyers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery, 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 71.

Stafford SJ, Klein MD. Anus and rectum. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2011:chap 336.


Actualizado: 11/21/2011
Versión en inglés revisada por: Shabir Bhimji, MD, PhD, Specializing in General Surgery, Cardiothoracic and Vascular Surgery, Midland, TX. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity & Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.