Carolinas HealthCare System
Search Health Information   

Absceso epidural

Definición

Un absceso epidural es una acumulación de pus (material infectado) localizada entre la cubierta exterior del cerebro, la médula espinal y los huesos del cráneo o la columna vertebral. Este absceso causa hinchazón en el área.

Nombres alternativos

Absceso de la médula espinal

Causas, incidencia y factores de riesgo

Un absceso epidural es un raro trastorno causado por infección en el área entre los huesos del cráneo o la columna vertebral y las membranas que recubren el cerebro y la médula (meninges). Esta infección se denomina absceso epidural intracraneal si se encuentra en el área del cráneo o un absceso epidural raquídeo si se encuentra en el área de la columna vertebral. La mayoría están localizados en la columna.

La infección generalmente es causada por bacterias (la Staphylococcus aureus es la más común), pero puede ser causada por hongos. Puede deberse a otras infecciones en el cuerpo o a gérmenes que se diseminan a través de la sangre. No obstante, en algunos pacientes no se encuentra ninguna otra fuente de infección.

En el caso de un absceso epidural intracraneal (dentro del cráneo), los factores de riesgo abarcan:

Un absceso epidural raquídeo se puede observar en pacientes con:

  • Antecedentes de cirugía de espalda u otros procedimientos invasivos que involucren la columna vertebral
  • Infecciones de la sangre
  • Furúnculos, especialmente en la espalda o el cuero cabelludo
  • Infecciones óseas de la columna vertebral (osteomielitis vertebral)

Las personas que se inyectan drogas también están en mayor riesgo.

Síntomas

Absceso epidural raquídeo:

Absceso epidural intracraneal:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Letargo
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor en el sitio de una cirugía reciente que empeora (en especial si está acompañado de fiebre)

Los síntomas neurológicos dependen de la localización del absceso y pueden abarcar los siguientes:

  • Disminución de la capacidad de movimiento de cualquier parte del cuerpo
  • Pérdida de la sensibilidad en cualquier área del cuerpo o cambios anormales en la sensibilidad
  • Debilidad

Signos y exámenes

El médico llevará a cabo un examen para buscar pérdida de funciones, como el movimiento o la sensibilidad.

Los exámenes pueden abarcar:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la infección y reducir el riesgo de daño permanente. El tratamiento generalmente abarca antibióticos y cirugía, aunque, en raras ocasiones, se utilizan sólo antibióticos.

Los antibióticos generalmente se administran por vía intravenosa durante 4 a 6 semanas. Sin embargo, es posible que algunas personas necesiten tomarlos por un período más prolongado, dependiendo del tipo de bacteria y de la gravedad de la enfermedad.

Usualmente, se necesita la cirugía para drenar o eliminar el absceso. Además, la cirugía con frecuencia es necesaria para reducir la presión sobre la médula espinal o el cerebro, con el fin de prevenir la pérdida posterior de la función neurológica.

Expectativas (pronóstico)

El diagnóstico y tratamiento oportunos mejoran enormemente la posibilidad de un buen pronóstico. Una vez que se presenta debilidad, parálisis o cambios en la sensibilidad, disminuyen las posibilidades de recuperar la función perdida. Se puede presentar daño neurológico permanente o la muerte.

Complicaciones

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si tiene:

  • Dolor de espalda persistente con fiebre
  • Dolor de cabeza con fiebre
  • Otros síntomas de absceso epidural

Un absceso epidural constituye una emergencia médica.

Prevención

El riesgo de absceso epidural se puede reducir con el tratamiento de ciertas infecciones como infecciones del oído, sinusitis e infecciones del torrente sanguíneo. El diagnóstico y tratamiento oportunos son esenciales para prevenir complicaciones.

Referencias

Nath A. Brain abscess and parameningeal infections. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 438.


Actualizado: 9/15/2010
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity & Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy Policy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.