Carolinas HealthCare System
Search Health Information   

Reflujo gastroesofágico en bebés

Definición

Es una afección por la cual los contenidos estomacales se devuelven desde el estómago hasta el esófago (el conducto que va desde la boca hasta el estómago) después de comer. Este artículo aborda el reflujo en bebés.

Ver también: regurgitación.

Nombres alternativos

Reflujo en los bebés

Causas

Cuando una persona come, el alimento pasa desde la garganta al estómago a través del esófago. El esófago se conoce como tubo de paso de los alimentos o de la deglución.

Una vez que el alimento está en el estómago, un anillo de fibras musculares impide que éste regrese al esófago. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior o EEI.

Si este músculo no se cierra bien, el alimento se puede devolver al esófago y esto se denomina reflujo gastroesofágico (ERGE).

En los bebés, es normal que se presente una pequeña cantidad de reflujo gastroesofágico. De hecho, más de la mitad de los bebés tendrá reflujo durante los primeros tres meses.

El reflujo persistente con vómito frecuente lleva a la irritación del esófago y melindres en el bebé. El reflujo asociado con pérdida de peso o el reflujo que ocasiona dificultad respiratoria se considera anormal.

Síntomas

  • Tos, especialmente después de comer
  • Llanto excesivo como si se tuviera dolor
  • Vómito excesivo durante las primeras semanas de vida; empeora después de comer
  • Vómito extremadamente fuerte
  • No alimentarse bien
  • Negarse a comer
  • Crecimiento lento
  • Pérdida de peso
  • Sibilancias u otros problemas respiratorios

Pruebas y exámenes

El médico a menudo puede hacer el diagnóstico con base en los síntomas y el examen físico del bebé.

Se pueden ordenar exámenes si su hijo no está saludable o creciendo bien o cuando los síntomas son severos y no mejoran con tratamiento. Los exámenes que se pueden realizar abarcan:

  • Control del pH esofágico para determinar con qué frecuencia y durante cuánto tiempo el ácido gástrico ingresa al esófago
  • Radiografía del esófago
  • Radiografía de las vías digestivas altas después de que se le ha dado a beber al bebé un líquido especial, llamado medio de contraste

Tratamiento

Si su bebé está regurgitando más de lo esperado, pero aún está creciendo bien y parece contento, tal vez no se necesite ningún cambio en la alimentación.

Hable con el médico o la enfermera respecto a algunos cambios simples que se pueden hacer al alimentarlo:

  • Haga eructar a su bebé después de beber 1 a 2 onzas de leche maternizada o después de alimentarlo en cada lado si lo está amamantando.
  • Agregue 1 cucharada de cereal de arroz a 2 onzas de leche maternizada, leche o leche materna exprimida. De ser necesario, cambie el tamaño del pezón del biberón o hágale un pequeño corte en X.
  • De ser posible, sostenga al bebé erguido durante 20 a 30 minutos después de alimentarlo.
  • Eleve la cabeza de la cuna, de ser posible. Sin embargo, su bebé todavía debe dormir boca arriba, a menos que el médico sugiera lo contrario.

Cuando el bebé empiece a ingerir alimentos sólidos, es posible que los alimentos espesos ayuden.

Algunas veces, se utilizan medicamentos para reducir el ácido o incrementar el movimiento de los intestinos.

Pronóstico

Aunque la mayoría de los bebés superan esta enfermedad con el crecimiento, en casos excepcionales, el reflujo puede persistir durante la infancia y causar diferentes grados de daño esofágico.

Posibles complicaciones

  • Neumonía por aspiración causada por el paso de los contenidos gástricos hacia los pulmones
  • Irritación e inflamación del esófago
  • Cicatrización y estrechamiento del esófago

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si el bebé está vomitando con frecuencia, especialmente si hay esfuerzo excesivo en el momento de vomitar o si se presentan otros síntomas de reflujo. Igualmente llame al médico si su bebé:

  • Tiene problemas para respirar después de vomitar
  • Se rehúsa a comer y está perdiendo peso o no está aumentando de peso
  • Llora con frecuencia

Referencias

Orenstein S, Peters J, Khan S. Gastroesophageal reflux disease (GERD). In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 315.


Actualizado: 8/2/2011
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity & Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy Policy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.