Carolinas HealthCare System
Search Health Information   

Síndrome nefrótico

Definición

Es un grupo de síntomas que comprenden proteína en la orina, bajos niveles de proteína en la sangre, niveles altos de colesterol y de triglicéridos e hinchazón.

Nombres alternativos

Nefrosis

Causas

El síndrome nefrótico es causado por diversos trastornos que producen daño renal. Este daño ocasiona la liberación de demasiada proteína en la orina.

La causa más común en los niños es la enfermedad de cambios mínimos y la glomerulonefritis membranosa es la causa más común en adultos.

Esta afección también puede ocurrir como resultado de:

También puede ocurrir con trastornos renales, como:

El síndrome nefrótico puede afectar a todos los grupos de edades y, en los niños, es más común entre edades de 2 a 6 años. Este trastorno se presenta con una frecuencia ligeramente mayor en los hombres que en las mujeres.

Síntomas

La hinchazón (edema) es el síntoma más común y puede ocurrir:

Otros síntomas abarcan:

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico. Asimismo, se harán pruebas de laboratorio para ver qué tan bien están funcionado los riñones. Entre ellas están:

Con frecuencia, también hay presencia de grasas en la orina. Los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre se pueden incrementar.

Se puede necesitar una biopsia del riñón para encontrar la causa del trastorno.

Los exámenes para descartar diversas causas pueden abarcar los siguientes:

Esta enfermedad también puede alterar los resultados de los siguientes exámenes:

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son aliviar los síntomas, prevenir las complicaciones y retrasar el daño renal. Para controlar el síndrome nefrótico usted debe tratar el trastorno causante. El tratamiento se puede requerir de por vida.

Tratamientos:

  • Mantenga la presión arterial en o por debajo de 130/80 mmHg para demorar el daño renal. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA) son los medicamentos que se emplean con mayor frecuencia en este caso. Los inhibidores ECA también pueden ayudar a disminuir la cantidad de pérdida de proteína en la orina.
  • Puede tomar corticosteroides o cualquier otro fármaco que inhiba o calme el sistema inmunitario.
  • Trate los niveles altos de colesterol para reducir el riesgo de problemas vasculares y cardíacos. Una dieta baja en grasas y en colesterol por lo general no es tan útil para las personas con síndrome nefrótico. Es posible que necesite medicamentos para reducir el colesterol y los triglicéridos (por lo regular las estatinas).
  • Una dieta baja en sal puede ayudar con la hinchazón en las manos y las piernas. Los diuréticos también pueden aliviar este problema.
  • Las dietas bajas en proteínas pueden servir. Su médico puede recomendar una dieta moderada en proteínas (1 gramo de proteína diario por kilogramo de peso corporal).
  • Usted puede necesitar suplementos vitamina D si el síndrome nefrótico es crónico y no responde a la terapia.
  • Se pueden requerir anticoagulantes para tratar o prevenir la formación de coágulos.

Pronóstico

El desenlace clínico varía. El trastorno puede ser agudo y a corto plazo, o crónico y sin respuesta al tratamiento. Las complicaciones que se presentan pueden también afectar el resultado.

Algunas personas pueden finalmente necesitar diálisis y un trasplante de riñón.

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su médico si:

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene convulsiones.

Prevención

El tratamiento de afecciones que puedan causar el síndrome nefrótico puede ayudar a prevenirlo.

Referencias

Appel GB. Glomerular disorders and nephrotic syndromes. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 122.

Nachman PH, Jennette JC, Falk RJ. Primary glomerular disease. In: Brenner BM, ed. Brenner and Rector's the Kidney. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 30.


Actualizado: 9/20/2011
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; and Herbert Y. Lin, MD, PhD, Nephrologist, Massachusetts General Hospital, Associate Professor of Medicine, Harvard Medical School. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
About Carolinas HealthCare System
Who We Are
Leadership
Community Benefit
Corporate Financial Information
Diversity and Inclusion
Annual Report
Foundation
Patient Links
Pay Your Bill
Hospital Pre-Registration
Patient Rights
Privacy Policy
Financial Assistance
Quality & Value Reports
Insurance
Careers
Join Carolinas HealthCare System
Physician Careers

For Employees
Carolinas Connect
Connect with Us
Watch Carolinas HealthCare on YoutubeFollow Carolinas HealthCare on TwitterLike Carolinas HealthCare on FacebookContact Carolinas HealthCareJoin Carolinas HealthCare on LinkedInGo to our mobile website.